20 enero 2022

Padre – Hijo: crónica de una travesía del Atlántico a bordo de un Dufour 425

 

En el episodio anterior, tuvimos noticias de SAILING LE GG en Las Palmas, con Elisa y Guillaume a bordo. Para la travesía del Atlántico, Elisa cedió su puesto al padre de Guillaume: un sueño largamente acariciado por ambos para realizar este viaje juntos.

¿Qué les espera? Para empezar, 6 días de navegación en condiciones difíciles (hasta 35 nudos de viento y 4 metros de mar) y 850 millas náuticas para llegar a Mindelo, en Cabo Verde. Debían hacer escala durante una semana para descubrir tres de las islas del grupo del Barlavento del archipiélago: Sal, Santo Antão y São Vicente:

Fue magnífico descubrir este archipiélago… Volveremos sin duda cuando tengamos más tiempo

7 de diciembre de 2021: La gran salida para 2.100 mn de azul, viento, olas e incógnitas, poniendo rumbo a Martinica. Los dos primeros días fueron bastante deportivos, luego los vientos alisios se impusieron hasta donde alcanzaba la vista, acompañando a nuestros dos navegantes en su travesía con viento constante… ¡animado, ventoso, rápido pero mágico!

El primer informe de nuestra tripulación después de haber tocado tierra por la noche en el fondeadero de Sainte Anne:

A 3.000 millas de Las Palmas, con una velocidad media de 6,7 nudos y con unas condiciones (también) mucho más animadas de lo que habíamos imaginado. Todo ha ido bien a bordo y con el barco. Evidentemente, habíamos previsto una travesía del Atlántico más «tranquila», ¡pero eso será para la próxima vez! En cualquier caso, fue una gran experiencia compartida entre padre e hijo y, sobre todo, un sueño que por fin se hace realidad para nosotros. Ahora nos vamos a descubrir las Antillas

 

 

Lea el relato completo de su travesía del Atlántico a bordo de su Dufour 425 > En nuestra sección de testimonios